Torreón
ANGÉLICA SANDOVAL
sáb 23 may 2020, 7:24am 1 de 20

'Me siento triste, yo esperaba una graduación'

Da la emergencia sanitaria, Alondra ayuda a sus tres hijos a sobrellevar la vida en casa sin asistir a clases presenciales.

Valery, de 14 años de edad, les hace frente a las dificultades de estudiar a distancia debido a la contingencia sanitaria
1

El coronavirus le cambió la dinámica a Valery, de 14 años de edad, quien ahora encara las dificultades para estudiar a distancia, justo en la recta final de su tercer año de secundaria y en donde turnarse una computadora con sus otros dos hermanos para hacer la tarea, le resulta complicado, sobre todo porque en un solo día es mucho trabajo el que le encargan sus maestros y maestras y no le alcanza el tiempo.

"Yo prefiero regresar a la escuela porque es mucha tarea la que nos mandan en un solo día. Tengo dos hermanos y nos turnamos la computadora una hora o dos horas y luego ya sigue el otro, y el otro, es muy difícil hacer eso", platicó la estudiante mientras repasaba algunos ejercicios escolares en la mesa de su casa.

Al principio, Valery comenzó el aprendizaje a distancia desde un teléfono celular porque en su vivienda no había conexión a Internet. Sin embargo, dijo que tuvo muchos problemas pues no podía consultar con rapidez los correos electrónicos y diversos materiales que se subían a la red como parte del plan de estudios.

Eso la frustraba porque se atrasó con las tareas, aunado a que con el resguardo domiciliario es difícil concentrarse pues en su hogar, que es de una planta, no tiene un espacio silencioso para estudiar.

"Hace como una semana, mi mamá nos contrató el Internet y pues me puse a hacer todos los trabajos que no había entregado, ya los entregué, pero les expliqué a los maestros el por qué", dijo.

Estar alejada de las aulas y no poder hacer una consulta de frente a sus docentes no ha sido sencillo para Valery, sobre todo porque la materia de Inglés no le gusta y no le entiende muy bien, contrario a lo que sucede con la asignatura de Química que, aseguró, es su favorita.

A la adolescente también le resulta difícil aceptar que por la pandemia del COVID-19 deba estar alejada de sus compañeros y compañeros de clase, pero más aún, el no poder participar en la escolta de su escuela, el Instituto 18 de Marzo de Gómez Palacio.

"Soy sargento y extraño a mis compañeras de la escolta, a mis compañeros de danza, a los de arte, la educación física".

Por ahora, tiene comunicación con sus amigos y amigas por WhatsApp.

Últimamente, dijo que tiene sentimientos encontrados pues en la secundaria ya les dijeron que no habrá fiesta de graduación por lo que solo tendrán que acudir a recoger los papeles que avalan el fin de cursos.

"Me siento muy triste porque yo esperaba que me hicieran una graduación muy bonita, bailar el vals con un muchacho y pues no se va a hacer", expresó con tristeza.

Durante esta pandemia por el COVID-19 y además de que estudiar desde su hogar significa uno de sus mayores desafíos, Valery también dedica una parte de su tiempo a convivir con sus hermanos, a colaborar en los quehaceres domésticos y a trabajar como empacadora en una tienda de abarrotes, oficio que desempeña desde hace dos meses y que lo hace por gusto.

Sobre todo porque el dinero que gana lo utiliza para comprarse ropa y zapatos y otro poco, lo ahorra para los gastos que pudieran surgir en su próximo ingreso a la preparatoria.

APRENDIZAJE A DISTANCIA, TODO UN RETO

Alondra García es la madre de Valery, de Ángel Joshua, de 12 años de edad, que va en primer año de secundaria, y de Ana Paula, de 13 años, que cursa el segundo año en el mismo nivel.

Jamás se imaginó que el ciclo escolar 2019-2020 tuviera que "salvarse" en línea y mucho menos que a estas alturas, no haya una fecha definida para el regreso a clases presenciales.

Cuando inició el confinamiento, trató de ayudar a sus tres hijos con los datos de su teléfono celular, "pero pues era muy lento porque nos teníamos que meter a googlear".

Con el paso de los días y al ver que el resguardo domiciliario se alargaba, Alondra tuvo que contratar el servicio de Internet, esto pese a que en su hogar la situación económica se complicó a causa de la pandemia.

Había que pagar la energía eléctrica, el agua potable y surtir la despensa.

La mujer no niega que realizar las actividades del hogar mientras ayuda a sus hijos en las tareas ha sido uno de los mayores retos que le ha dejado la contingencia sanitaria, sobre todo porque tiene temor de que con la educación a distancia, los adolescentes retornen a clases más atrasados de lo que habrían aprendido en clases presenciales.

"Mis hijos ya están muy desesperados porque se la pasan todo el día aquí en la casa, a veces ya no hayan ni qué hacer, les digo que se pongan a leer un libro, con juegos de mesa, la tele, películas, hasta ejercicio nos hemos puesto a hacer aquí", expresó con una sonrisa.

Pese a que desde hace unos meses, los estudiantes, padres de familia y docentes han tenido que adaptartse a nuevas rutinas que implican aprender a través de las plataformas digitales, Alondra destacó la unión familiar.

"Estoy más tiempo con ellos, nos escuchamos, nos hemos conocido más, nos hemos unidos más como familia, pasamos más tiempo de calidad. Y como dicen que no habrá fiesta de graduación, lo más probable es que aquí en la casa le hagamos una cenita a Valery, para que le bailemos el vals o algo", dijo.

DÍA DEL ESTUDIANTE

Este 23 de mayo se celebra en México el Día del Estudiante.

Sin embargo y con motivo del virus SARS-CoV2 (COVID-19), en este 2020 no habrá convivios escolares ni tampoco manifestaciones y/o protestas para conmemorar esta fecha.

En La Laguna de Durango, son 175 mil estudiantes de nivel básico los que desde marzo pasado se encuentran resguardados en sus domicilios, dando continudad a sus estudios a través del programa "Aprende en Casa".

Para las clases virtuales, se utilizan canales de televisión que proporcionan contenidos educativos en su programación, además de que se ofrecen herramientas didácticas a docentes y alumnos a través de plataformas como Google y YouTube.

Recientemente, El Siglo de Torreón dio a conocer que las y los maestros mexicanos se enfrentaron al COVID-19 con alumnos que no cuentan con computadoras ni conexión a Internet, y ellos mismos carecen de capacitación suficiente en el uso de la tecnología, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En un análisis que realizó el organismo internacional a propósito de la pandemia de coronavirus, se detectó que los niños y niñas mexicanos son de los que menos cuentan con computadora, conexión a Internet o lugares silenciosos para aprender en casa, condiciones que se consideran necesarias para su aprendizaje durante el confinamiento.

Se informó que el territorio mexicano se encuentra entre el lugar 74 y 72 de las 80 naciones y ciudades evaluadas por PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos).

Citan, como ejemplo, que menos del 60 por ciento de los alumnos mexicanos cuenta con un equipo de cómputo para trabajar en casa y que la situación empeora para estudiantes de escuelas pobres, donde menos de tres de cada 10 cuentan con este recurso para dar cumplimiento al plan de estudios.

1
RELACIONADAS
→ Coronavirus
DESTACAMOS

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

© 2020. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT